Personas, no números….delante y detrás del mostrador.

Nueva ecografía de control, esta vez la hora de visita no puede estar peor colocada, miércoles, 12:00. No entiendo cómo ni cuándo se supone que la gente debe ir al médico, supongo que al estado ya le va bien, con estos horarios tipo “oficina”, o es una urgencia o es algo importante, si no, lo más normal es que no vayas al médico… En fin, día de vacaciones obligatorio para mi mujer y medio día recuperable para el menda, qué se le va a hacer.

Como viene siendo la tónica en nuestras visitas con seguridad social, espacios grandes, tiempos de espera razonablemente altos y personal sanitario MUY quemado. Entiendo que la situación en el país es la que es, y que la Administración debe ser ejemplo de productividad y prestar los mismos -o más- servicios con menos recursos, pero las personas no son máquinas a las que puedas encender una hora antes, añadirle nuevas funcionalidades y exigirle reportes de actividad. El personal sanitario son “personas humanas” y , al margen de vida personal, vicios laborales y momentos de iluminación productivos, tienen que tener un margen de tiempo para empatizar, centrarse en la persona/historia clínica que tienen delante y tratar con respeto y educación al usuario que están despachando. Pero no, sentirse bien tratado ahora mismo por la sanidad pública es una lotería y depende en gran medida del día o la semana que lleve tu interlocutor, qué se la va a hacer.

AZAR_voyaserpadre

La cuestión es que llevamos ya unas cuantas visitas y hemos sufrido visitas de muchos tipos:

La visita de médico “pomodoro”. Aquella visitas contrarreloj en las que parece que al médico le han dicho que cuanto acabe con sus visitas antes cobra y se puede ir a su casa. Son esas visitas que cuando sales (bien o mal diagnosticado y/o tratado) te vienen a la cabeza un montón de preguntas sin respuesta y que tendrás que esperar a la siguiente visita para conocer la respuesta. Acabas levemente irritado con tu médic@ y , además mosqueado contigo mismo por no haber reaccionado diez minutos antes. Es posible que te lleves como tres recetas distintas (dos de ellas de pago) y alguna que otra programación de prueba diagnóstica para que sea otro galeno el que se moje en lo que respecta a tu dolencia.

La visita de médico quemad@: son aquellas visitas en las que parece que deberías pedir perdón porque te duele aquí o allí, el médico te trata con frialdad, rozando la mala educación, como cuestionando tus síntomas y te interroga como si tu fueras el culpable de tu propia dolencia. ¿Comunicación?, poca. En estas visitas uno no acaba de saber qué piensa el doctor de ti ni de tu patología hasta que se acerca el final de la consulta. Acabas enfadado con quien te ha visitado porque piensas que es un desalmado sin educación al que sólo deseas que le traten de la misma forma cuando acuda con un problema al banco, al fontanero o a hacienda.

La visita del médico mercenari@. Son aquellas en las que un médico de mirada ausente te deja que hables durante 50 segundos para luego freírte con una batería de preguntas de respuestas monosilábicas y luego prosigue con una exploración física CON dolor (seguro que recuerdas esas visitas de cuando eras pequeño en las que te retorcían el tobillo que te acababas de torcer cual pata de mueble de ikea hasta que soltabas una patadita de autodefensa). Son doctores/as fríos, buenos profesionales a los que el paso de los años les ha ido mermando su capacidad empática. Sales de esas visitas con buenas sensaciones, al fin y al cabo has ido al médico, no a hacer amigos, y te han dado solución a tu problema.

La visita de médico… de las que ya no quedan. A todos nos gusta que nos traten bien, que se interesen por nosotros, que nos escuchen .. y también nos gusta escuchar lo que nos tienen que contar sobre nuestro problema. Estas visitas son un rara avis en nuestros tiempos y requieren de que muchos factores confluyan en el espacio-tiempo, y dada la situación de la sanidad en nuestro país, probablemente están en peligro de extinción. Sales de estas visitas con una idea clara de cuál es el problema, qué pasos vas a seguir para solucionarlo y con una agradable sensación de gratitud y control, lo que a mi entender influye directamente en tu percepción de tu sintomatología y aumenta significativamente tu calidad de vida.

La cuestión es que la visita de hoy puede ser catalogada como este último tipo, y no porque el equipo médico que nos tocó estuviese ocioso hasta ese momento, fue de diez única y exclusivamente por las personas que estaban vestidas de blanco; serias, profesionales e interesadas en hacer bien su trabajo, nada más. Desde aquí las gracias a todo el personal sanitario público que entiende de la importancia de su trabajo y lo vive diariamente como una forma de resultar de utilidad a los demás (…que por otra parte son los que están haciendo posible que cobre cada mes).

¿Qué prefieres niño o niña? Los 12 motivos por los que estar agradecido

Absolutamente todo tiene su parte positiva y su parte negativa, como futuro padre, uno puede tener ciertas preferencias o expectativas por tener un varón o una fémina; ya sea por experiencias cercanas, por tu propia infancia, por los deseos de tus familiares o por lo que sea, es realmente difícil mantenerte al margen de preferencias y situarte en la neutralidad. Dicho eso, creo que tienes un millón de cosas más importantes en las que sí puedes actuar en las que centrarte, así que te voy a contar mi personal mini-lista de pros y contras de cada sexo que espero te ayuden a ver las cosas con perspectiva y seas feliz “te toque lo que te toque” 😉

 

niño y-o niña

Los “Pros” de los niños:

  1. Un mini-tú. Jugar a la play, ver el fútbol por la tele, dejar atrás kilómetros de senderos en bicicleta… compartir aficiones con tu hijo es seguramente una de las experiencias más emotivas y enriquecedoras que puedas vivir como padre. Lo que eres (fenotipo) equivale a tu genotipo (tus genes) más tu ambiente, de manera que aunque no estés especialmente dotado para el deporte o la comprensión lectora, el ambiente en el que te desenvuelves puede hacer que te aprendas y te conviertas en un avezado jugador de pádel o un devorador de biografías. A lo que voy es que, será tu hijo, crecerá a tu lado, querrá tu atención y que le quieras, y una de las formas de conseguirlo será interesarse por lo que a ti te interese. Así es, tienes muchos números para iniciar a tu mini-yo en los cómics, las motos o la arquitectura.
  2. ¿Delicadeza? ¿qué es eso? Los varones somos generalmente más fuertes, más resistentes, más “brutos”. Un constipado se va solo , de la misma manera que una raspada en la rodilla sólo se lleva tapada el primer día y que una costra debe arrancarse una y otra vez hasta que te olvidas de ella. Los niños son menos delicados, un punto a su favor.
  3. Transparencia. Tu hijo no va a ser un bebé para siempre, crecerá, conocerá amistades, tendrá pareja, le romperán el corazón y pasará sus primeros fracasos escolares y deportivos… y lo mejor será que sabrás lo que pasa. Tú eres hombre, sabes que las mujeres son menos lineales que nosotros, ellas tienen multitud de matices y planes en su cabeza que jamás podremos entender. Son más listas, sí, pero esa sobreproducción intelectual puede hacerlas más complejas de tratar y pasar por infinidad de etapas que tú como hombre ni has pasado ni nunca podrás pasar.

Los “contras” de los niños:

  1. No es tu amigo. De la misma manera que tienes bastante números de compartir (o no) aficiones y gustos, tienes que tener claro cuál es tu función en el círculo de la vida y evitar caer en los roles de “padrega”, “colepadre” o “padrigo”, no caigas en el -para mí- error de que querer ser un amigo o un colega de tu hijo. Cuando tu pequeño mini-yo coloque un petardo en un buzón o se fume si primer cigarro no necesitará a alguien que le ría las gracias o le anime a pasar al siguiente nivel, necesitará a alguien que le marque los límites y le enseñe que es lo que no debe hacer. Para que ese alguien tenga una ascendencia real sobre su manera de actuar debe de habérsela ganado todos los años de su vida , día tras día, gesto tras gesto, ejemplo tras ejemplo.
  2. La ley de la selva. Antropológica e históricamente hablando, tu hijo crecerá, se hará joven y cuando bordee su edad adulta se convertirá en “un macho”, necesitará su espacio, hacer las cosas a su manera, su territorio… y tu serás el viejo macho alfa al que destronar. La juventud puede ser una época difícil si sois de temperamentos similares, si piensas que tu eres cabezón o de ideas fijas, te encontrarás la horma de tu zapato, prepárate para que cuestionen todas y cada una de tus decisiones o actos. Los encontronazos son ley de vida, ni podrás ni deberás evitarlos.
  3. Independencia mal entendida. La vida con tu hijo será todo lo que quede de vida; cuando él sea adulto y tu seas mayor, las cosas pueden ser muy diferentes; él irá a la suya (como lo haces tú ahora) y rara vez será la que hable contigo para contarte su día a día o preguntarte como estás. Por supuesto, que como le ayudes a formar su personalidad, gratitud o a expresar sus sentimientos pueden cambiar este extremo, pero es un hecho, los hombres somos menos comunicativos, y lo sabes.

 

Los “Pros” de las niñas:

  1. Infancia más tranquila. Antropológica e históricamente hablando, tu hija , por muy movida que sea, siempre será más tranquila que un niño. Se verá especialmente atraída por actividades, intelectuales o no, que despierten en ella cualidades como la empatía, la comunicación, el cuidado de terceros y serán más controladas y ordenadas que un niño, lo que es una gran ventaja a la hora de “convivir” 😉
  2. Despierta la ternura que hay en ti. Las nenas son más “bonitas”, físicamente son más agradecidas que los hombres, tienen sus ojos más perfilados, hablan más y mejor,son más coquetas, sonríen más a sus padres y van siempre un pasito por delante a su edad biológica, lo que las hace tremendamente adorables. Se te va a caer la baba, eres un hombre, y las mujeres siempre llamarán tu atención, ésta será otra de las mujeres de tu vida.
  3. Redescubrirás a tu mujer. NOTA: es posible que este apartado no te sea de mucha utilidad especialmente, pero es mi lista y pongo lo que quiero 😉  . Así es, seguramente verás en tu hija dejes, rasgos o incluso actitudes que te recordarán a la madre que la parió, entonces recordarás que estás con tu pareja, te darás cuenta de lo que habéis conseguido y de cuánto la has querido y de que es también una parte importantísima en tu vida. Tener una hija te lo recordará más a menudo, por lo que caerás en la cuenta más a menudo de lo afortunado que eres, eso es importante.

Las “contras” de los niñas:

  1. Feminismo, o no. Te darás cuenta de lo difícil que es “ser mujer” hoy en día, verás las cosas con otros ojos y a partir de entonces caerás en la cuenta de las diferencias de trato, los deportes “sólo” para hombres, las revistas ¿hechas por mujeres? para crear mujeres socialmente correctas, los estigmas sociales, las minifaldas, los tratamientos anti-edad, las modelos esqueléticas o los vicepresidentes ejecutivos hombre… Conseguir que tu hija sea un persona libre de complejos, clichés e imposiciones será todo un desafío.
  2. One Direction… y viceversa. Oh dios mío! tienes una futura teenager en casa, una bailarina imitadora de Beyoncee, una fan de Justin Beaber, una recitadora de canciones de Demi Lovato, una seguidora de Mujeres Hombres y Viceversa!! nooo!! Prepárate para actuaciones improvisadas, funciones escolares ( y todo lo que ello conlleva) , peleas por querer parecer la Spice Girl del momento o porque “esa falda no te llega a las rodillas y solo tienes doce años!” . Las niñas se sienten especialmente atraídas por la moda y el espectáculo, igual tú no le tienes la misma tirria, pero para mí sería el infierno en la tierra.
  3. You know what I mean… Eres un hombre, y sabes cómo los hombres miran a las mujeres… no hay nada más que decir. Bueno sí, que esas mujeres a las que miran los hombres tienen, en algún sitio, un padre taciturno imaginando ingeniosas formas dolorosas de cómo despedazar hombres lujuriosos … y ése hombre amigo mío, serás tú.

 

padres de niñas

MEGAPOST: Ataques de responsabilidad, la economía familiar: mis 5 soluciones

Es oficial, voy a ser padre y ,salvo catástrofe, acabaré el año siendo padre de familia y eso es una gran responsabilidad.

A partir de ahora la cosas va a cambiar, los gastos no serán los mismos, habrá que adquirir nuevos objetos que solucionen en día a día de la manera más cómoda posible, pañales, cremas, ropa, guardería (?), médicos (?), juguetes… ufff, la que se viene encima. ¿y si alguno de los dos nos quedamos en el paro? ¿cuánto tiempo podríamos aguantar esa situación?
economia domestica

 

Supongo que los ataques de responsabilidad son en mayor o menor medida un síntoma del padre primerizo, el “miedo a lo desconocido” hace que uno se haga cientos de preguntas que jamás se había planteado con anterioridad. Supongo que eso es bueno, entiendo que debe ser un síntoma de incipiente madurez o como mínimo un paso hacia ella (algún día te contaré sobre mi complejo de Peter Pan).

 

Cogiendo el tema por los bemoles; el tema económico se resume [ingresos] – [gastos]. Y punto. Lo demás serán maneras de disminuir los gastos o formas de incrementar los ingresos que será muuuucho más complicado .

Así pues, el tema de disminuir los gastos es un tema mucho más controlable. Los primerizos aún no podemos saber hasta qué punto van a cambiar, no sé si el global de gastos lo incrementará, pero sí se que la composición de los mismos va a variar,y tendría que ingeniármelas para vivir lo más tranquilo posible con mis ingresos actuales. Aquí las principales cinco medidas que estoy tomando para mí y mi estilo de vida;

  1. Establecer un presupuesto cerrado de la compra: llevo dos meses aproximándome al objetivo de 250€ de cesta de la compra por mes (nuestra familia actual consta de dos adultos, un perro y un gato). Es increíble la cantidad de dinero que te puedes ahorrar si diseccionas tu ticket de la compra; refrescos, chips, frutos secos no crudos, otras bebidas, galletas, precocinados, cuatro tipos distintos de sprays de limpieza, cremas… Todo ello sustituible por otros productos más económicos y encima -en el caso de la comida al menos- más saludable. Todo empieza por abrir los armarios y hacer el ejercicio de pensar realmente qué es lo necesario ¿sabéis la cantidad de comida que tenéis almacenada ? Latas, conservas en vidrio, pastas, muestras promocionales,restos… ahora intentad haced el cambio a euros armario por armario , desde la cocina , pasando por el baño y acabando en el lavadero, no sé tu, pero en mi caso, el capitalismo y el afán de comprar sin control, han podido conmigo. No es que esté tratando de llevar un estilo de vida estoico, ni tan siquiera frugal, pero si que estoy aprendiendo a darle más usos a la lejía, a preparar tortillas de restos, a rellenar botes con dosificador para no usar ni más champú ni más suavizante del necesario, y decenas de pequeños hábitos que están haciendo que pasemos de los casi 400€ que nos gastábamos hace unos meses a los 270 (y bajando…) que nos gastamos ahora. Representa un ahorro mensual de casi 140€, unos 1680 € al año … bastante más que mi paga extra. Una de las herramientas que me han facilitado el cambio es hacer la compra online, primero porque me permite controlar el gasto de manera más fácil y segundo, porque el hecho de tener que buscar lo que tienes en la lista, evita que te despistes con los colorines de las ofertas del supermercado.
  2. Reducir al máximo las comidas fuera de casa: si te gusta comer, y comer bien… tienes tres alternativas; gorronear a vuestros padres, aprender a cocinar o gastarte el dinero en bares y/o restaurantes. El problema es más grande si comes fuera de casa entre semana; calcula un menú diario de 10 €, 50€  a la semana…200€ al mes, por cabeza.  Yo estoy tratando de vivir de las dos primeras y de momento funciona, no como como un rey, pero no me puedo quejar. Hagas lo que hagas, te recomendaría cocinar en casa y hacer raciones grandes, no sólo para congelar raciones preparadas sin para congelar también “partes” de comida como sofritos, rellenos de carne, condimentos, etc. Por internet encontrarás cientos de consejos para ahorrar en este sentido. Piensa que todo lo que aprendas en estos meses te servirá para cuando la familia haya incrementado su número, si crees que ahora no hay tiempo para cocinar… imagínate en unos meses ;P .
  3. Borrarme del gimnasio: Todos necesitamos una vía de escape, deporte, pasear, salir, videojuegos, lectura, etc. Por suerte o por desgracia, en un futuro cercano – y únicamente por temporada- deberás olvidarte de tu vía de escape tal o como la conoces hoy en día. Pero de aquí a unos meses todo cambiará, o bien podrás disfrutar de tu actividad física por unidades de tiempo limitadas o bien limitar el número de ocasiones de disfrute. Si no eres modelo o tu imagen es un factor importante en tu vida laboral , no necesitas estar apuntado a un gimnasio, necesitas hacer deporte… y eso es más barato de lo que crees; caminar, correr,bicicleta, calistenia, deportes al aire libre, actividades deportivas… existen un montón de alternativas mucho más baratas que pagar una cuota fija a un gimnasio. Además, el tiempo del que dispondrás es una incógnita, y es más que probable que si te gusta el deporte, ya dispongas de zapatillas deportivas, bicicleta o un grupo de amigos con los que jugar al fútbol o al pádel, que si bien no son deportes “gratuitos” si que te permiten controlar el gasto y dejar de gastar si realizas la actividad por el motivo que sea. El ahorro dependerá de tu nivel de gasto, contando como promedio 30€, son unos 360€ al año, que equivalen a comprarte unas zapatillas de correr que te durarán 10.000 km o a unos 60 partidos de fútbol o pádel al año.
  4. Cambiar las tarifas de telefonía móvil : Es increíble la diferencia de precios entre tarifas y compañías para obtener prácticamente el mismo servicio; ¿realmente necesito pagar 300 minutos en llamadas si apenas llego a los 150? En cuánto tiempo consumo mis 2GB de datos? ¿podría “sobrevivir” bajando esa cantidad de megas a 1’5 ó 1 ó…0,5? ¿cuánto podría ahorrarme si me acojo a un plan ADSL+móvil? ¿ y si unifico todas las facturas en una?.  Hacer este estudio puede llevarte cerca de media o una hora según tengas organizadas tus facturas, pero puedes empezar a ahorrar cerca de 20-30 € por mes desde hoy ( o más según lo despistado que hayas sido), lo que supone un ahorro anual entre 240 y 360 €.
  5. Revisar los gastos “imperceptibles”; hay una serie de gastos que no repercuten en tu día a día pero si que aparecen una vez cada 6 o 12 meses para darle unrevolcón a tus cuentas; son los gastos asociados a seguros y a los bancos:
    1. Los seguros son un mal necesario; para mí, es veinticinco veces peor tener que acometer un gran dispendio cuando menos te lo esperas que pagar por cubrir esa desgraciada eventualidad… de una cuantía que desconoces. Por supuesto cada uno tendrá su experiencia con las aseguradoras, pero mi consejo es que es preferible subir el coste del recibo 30 o 40 euros y estar tranquilo de que la cobertura te cubrirá el día de mañana bajo cualquier circunstancia que luego enfadarme con Diox y la madre porque resulta que si me entran a robar en casa sin el pestillo puesto exime de responsabilidad a la aseguradora. Aún así -y esperando no haber perdido ni una sola cobertura- cambiando de compañía los seguros de casa y cambiando la cobertura de coche y moto, he conseguido ahorrar casi 280 € al año.
    2. Respecto al tema de los bancos… lo mismo, cada uno tendrá su experiencia con su banco y sabrá si le cobran, condonan o le sangran con las comisiones. Mi recomendación; bancos y/o cuentas on line para aseguraros por escrito el tema de “0 comisiones”, recibir la correspondencia por e-mail o tener un servicio de atención al cliente adaptado al 24hrs x 365 días. Yo uso la cuenta nómina de ING con transferencias,correspondencia, tarjeta de débito y tarjeta de crédito gratis desde el primer día…además me devuelven un 0’3 % de mis facturas de agua, luz y telefonía. Si no queréis cambiar de banco, podéis acogeros a las tarjetas de crédito a coste 0 que encantados os emitirán entidades como Bancopular-e (las típicas de gasolinera) o Barclays. Mi ahorro anual en este tema no lo puedo calcular, puesto que ya usaba este sistema desde hace años, pero por lo que tengo entendido me estoy ahorrando cerca de los 100€ anuales entre comisiones de cuenta, tarjetas (tenemos 4 en total) y transferencias (hacemos 2 mensuales mínimo).
    3. Cuotas de préstamos e hipotecas: otro gasto a largo plazo… un consejo de todos los expertos independientes, adelantad cantidades en la medida de vuestras posibilidades, y cuando lo hagáis, reducid el número de cuotas y no la cuota mensual a pagar, de esta manera os ahorraréis parte del pago de intereses de la vida útil del préstamo, podéis encontrar más información del porqué aquí o aquí (… como veréis la bondad de amortizar cuota es tan específico que suena a cuento chino para no enfadar a ningún banco nadie).

 

Esas son las principales medidas con resultados que he tomado y que no tengo ningún rubor en compartir. Por supuesto cada uno sabrá cuáles son sus gastos, sus prioridades y los medios de los que dispone, pero lo realmente importante creo que es hacer el ejercicio de mirar la situación de tu economía familiar y ver que tal soportará la carga de un miembro más en la familia.

Espero haberte hecho que te hagas preguntas y que te haya servido de ayuda o guía para tomar algunas pequeñas decisiones que tu bolsillo agradecerá.

un abrazo,

Mariano.