¿Qué prefieres niño o niña? Los 12 motivos por los que estar agradecido

Absolutamente todo tiene su parte positiva y su parte negativa, como futuro padre, uno puede tener ciertas preferencias o expectativas por tener un varón o una fémina; ya sea por experiencias cercanas, por tu propia infancia, por los deseos de tus familiares o por lo que sea, es realmente difícil mantenerte al margen de preferencias y situarte en la neutralidad. Dicho eso, creo que tienes un millón de cosas más importantes en las que sí puedes actuar en las que centrarte, así que te voy a contar mi personal mini-lista de pros y contras de cada sexo que espero te ayuden a ver las cosas con perspectiva y seas feliz “te toque lo que te toque” 😉

 

niño y-o niña

Los “Pros” de los niños:

  1. Un mini-tú. Jugar a la play, ver el fútbol por la tele, dejar atrás kilómetros de senderos en bicicleta… compartir aficiones con tu hijo es seguramente una de las experiencias más emotivas y enriquecedoras que puedas vivir como padre. Lo que eres (fenotipo) equivale a tu genotipo (tus genes) más tu ambiente, de manera que aunque no estés especialmente dotado para el deporte o la comprensión lectora, el ambiente en el que te desenvuelves puede hacer que te aprendas y te conviertas en un avezado jugador de pádel o un devorador de biografías. A lo que voy es que, será tu hijo, crecerá a tu lado, querrá tu atención y que le quieras, y una de las formas de conseguirlo será interesarse por lo que a ti te interese. Así es, tienes muchos números para iniciar a tu mini-yo en los cómics, las motos o la arquitectura.
  2. ¿Delicadeza? ¿qué es eso? Los varones somos generalmente más fuertes, más resistentes, más “brutos”. Un constipado se va solo , de la misma manera que una raspada en la rodilla sólo se lleva tapada el primer día y que una costra debe arrancarse una y otra vez hasta que te olvidas de ella. Los niños son menos delicados, un punto a su favor.
  3. Transparencia. Tu hijo no va a ser un bebé para siempre, crecerá, conocerá amistades, tendrá pareja, le romperán el corazón y pasará sus primeros fracasos escolares y deportivos… y lo mejor será que sabrás lo que pasa. Tú eres hombre, sabes que las mujeres son menos lineales que nosotros, ellas tienen multitud de matices y planes en su cabeza que jamás podremos entender. Son más listas, sí, pero esa sobreproducción intelectual puede hacerlas más complejas de tratar y pasar por infinidad de etapas que tú como hombre ni has pasado ni nunca podrás pasar.

Los “contras” de los niños:

  1. No es tu amigo. De la misma manera que tienes bastante números de compartir (o no) aficiones y gustos, tienes que tener claro cuál es tu función en el círculo de la vida y evitar caer en los roles de “padrega”, “colepadre” o “padrigo”, no caigas en el -para mí- error de que querer ser un amigo o un colega de tu hijo. Cuando tu pequeño mini-yo coloque un petardo en un buzón o se fume si primer cigarro no necesitará a alguien que le ría las gracias o le anime a pasar al siguiente nivel, necesitará a alguien que le marque los límites y le enseñe que es lo que no debe hacer. Para que ese alguien tenga una ascendencia real sobre su manera de actuar debe de habérsela ganado todos los años de su vida , día tras día, gesto tras gesto, ejemplo tras ejemplo.
  2. La ley de la selva. Antropológica e históricamente hablando, tu hijo crecerá, se hará joven y cuando bordee su edad adulta se convertirá en “un macho”, necesitará su espacio, hacer las cosas a su manera, su territorio… y tu serás el viejo macho alfa al que destronar. La juventud puede ser una época difícil si sois de temperamentos similares, si piensas que tu eres cabezón o de ideas fijas, te encontrarás la horma de tu zapato, prepárate para que cuestionen todas y cada una de tus decisiones o actos. Los encontronazos son ley de vida, ni podrás ni deberás evitarlos.
  3. Independencia mal entendida. La vida con tu hijo será todo lo que quede de vida; cuando él sea adulto y tu seas mayor, las cosas pueden ser muy diferentes; él irá a la suya (como lo haces tú ahora) y rara vez será la que hable contigo para contarte su día a día o preguntarte como estás. Por supuesto, que como le ayudes a formar su personalidad, gratitud o a expresar sus sentimientos pueden cambiar este extremo, pero es un hecho, los hombres somos menos comunicativos, y lo sabes.

 

Los “Pros” de las niñas:

  1. Infancia más tranquila. Antropológica e históricamente hablando, tu hija , por muy movida que sea, siempre será más tranquila que un niño. Se verá especialmente atraída por actividades, intelectuales o no, que despierten en ella cualidades como la empatía, la comunicación, el cuidado de terceros y serán más controladas y ordenadas que un niño, lo que es una gran ventaja a la hora de “convivir” 😉
  2. Despierta la ternura que hay en ti. Las nenas son más “bonitas”, físicamente son más agradecidas que los hombres, tienen sus ojos más perfilados, hablan más y mejor,son más coquetas, sonríen más a sus padres y van siempre un pasito por delante a su edad biológica, lo que las hace tremendamente adorables. Se te va a caer la baba, eres un hombre, y las mujeres siempre llamarán tu atención, ésta será otra de las mujeres de tu vida.
  3. Redescubrirás a tu mujer. NOTA: es posible que este apartado no te sea de mucha utilidad especialmente, pero es mi lista y pongo lo que quiero 😉  . Así es, seguramente verás en tu hija dejes, rasgos o incluso actitudes que te recordarán a la madre que la parió, entonces recordarás que estás con tu pareja, te darás cuenta de lo que habéis conseguido y de cuánto la has querido y de que es también una parte importantísima en tu vida. Tener una hija te lo recordará más a menudo, por lo que caerás en la cuenta más a menudo de lo afortunado que eres, eso es importante.

Las “contras” de los niñas:

  1. Feminismo, o no. Te darás cuenta de lo difícil que es “ser mujer” hoy en día, verás las cosas con otros ojos y a partir de entonces caerás en la cuenta de las diferencias de trato, los deportes “sólo” para hombres, las revistas ¿hechas por mujeres? para crear mujeres socialmente correctas, los estigmas sociales, las minifaldas, los tratamientos anti-edad, las modelos esqueléticas o los vicepresidentes ejecutivos hombre… Conseguir que tu hija sea un persona libre de complejos, clichés e imposiciones será todo un desafío.
  2. One Direction… y viceversa. Oh dios mío! tienes una futura teenager en casa, una bailarina imitadora de Beyoncee, una fan de Justin Beaber, una recitadora de canciones de Demi Lovato, una seguidora de Mujeres Hombres y Viceversa!! nooo!! Prepárate para actuaciones improvisadas, funciones escolares ( y todo lo que ello conlleva) , peleas por querer parecer la Spice Girl del momento o porque “esa falda no te llega a las rodillas y solo tienes doce años!” . Las niñas se sienten especialmente atraídas por la moda y el espectáculo, igual tú no le tienes la misma tirria, pero para mí sería el infierno en la tierra.
  3. You know what I mean… Eres un hombre, y sabes cómo los hombres miran a las mujeres… no hay nada más que decir. Bueno sí, que esas mujeres a las que miran los hombres tienen, en algún sitio, un padre taciturno imaginando ingeniosas formas dolorosas de cómo despedazar hombres lujuriosos … y ése hombre amigo mío, serás tú.

 

padres de niñas